Uno de los grandes problemas que tienen todos aquellos empresarios que quieren captar financiación es no saber cómo comportarse ante un inversor, o la forma más adecuada de presentar su idea. No existe una metodología exacta que nos muestre la forma de lograrlo. Sin embargo, existen diferentes aspectos a tener en cuenta y, que si se cumplen, las posibilidades aumentaran potencialmente.Antes de nada es importante que a la hora de presentar nuestro proyecto conozcamos al inversor y qué es lo que quiere. De esta manera sabremos cómo enfocar la presentación y la manera de estructurarla. Deberemos especificar adecuadamente el sector en el que nos adentramos de tal forma que el inversor sepa las características del mismo. Cada sector es un mundo y requerirá de diferentes aspectos a tener en cuenta. Ante un inversor será importante siempre ser directo y humilde. Es un inversor, será difícil que logres engañarlo, y la falta de transparencia en tu presentación puede llevar a su desconfianza. Existen también diferentes factores a tener en cuenta por un inversor a la hora de apostar por tu proyecto:

  • La financiación ha de ser una oportunidad en lugar de una necesidad.
  • Si una empresa tiene clientes, la financiación la aportarán ellos, por lo que no se requerirá financiación de un inversor.
  • Resulta fundamental que expliques para qué quieres el dinero, justificando el uso que le darás. Explicando esto, el inversor aumentará su confianza hacia tu proyecto, pues sabe a qué se va a destinar su dinero.
  • También debes hacerle ver al inversor que le dedicas todo el tiempo a tu proyecto. Esta es la forma de mostrar el interés y la confianza que tienes en tu proyecto. Si tú no apuestas por tu idea, ¿por qué iba a hacerlo un inversor?
  • Obtener financiación de un inversor no te saldrá gratis. El inversor pedirá a cambio un porcentaje del capital de la empresa. Lo lógico es que esta cantidad que perciba sea proporcional al valor de la empresa, aunque siempre se puede negociar.

Esto nos hace ver la importancia de conocer cuál es el valor de tu empresa, pues además puede ser una pregunta muy frecuente por parte del inversor. Cuando expliquemos cuál es el valor de nuestra empresa debemos apoyarnos en unos criterios que lo hagan verídica. Todos los datos que ofrezcamos al inversor, deben ser realistas, y si están testados ofrecerá una mayor garantía.A la hora de invertir, el primero en hacerlo debes ser tú. No existen excusas. Si tu proyecto vale la pena es necesario que el inversor sepa que tú has aportado dinero o has sido capaz de convencer a algún amigo o familiar para que lo haga.

También es imprescindible presentar el equipo con el que cuentas para dar más consistencia a tu proyecto. Un negocio debe contar con expertos en diferentes campos, pero además de sus conocimientos se valorará la experiencia que tengan. Por último, no digas nunca que tu negocio no tiene competencia. Esto puede hacer pensar al inversor que nos has definido bien tu plan de negocio o que no cubre ninguna necesidad. Los inversores quieren rentabilidad, por lo que si perciben que no hay nicho de mercado no van a invertir.Estas son algunos de los aspectos que se deben cuidar con detalle a la hora de presentar tu proyecto a un inversor. Sin embargo, como dije al principio, no existe una metodología que garantice el éxito.Si quieres acercarte a este éxito y descubrir nuevas claves, apúntate al curso impartido por Jorge Sigüenza los próximos días 11 y 18 de mayo en nuestras instalaciones de Utopic_US aquí:

0 Kommentar(e)